El CEART de Fuenlabrada acoge desde el jueves la exposición de Henry Chalfant, máximo embajador de la cultural del graffiti

La muestra se inaugura a las 20:30 con la presencia del autor. Desde las 17:00 horas, se celebrará una mesa redonda en la que participarán otras figuras del arte urbano como Blade, Mare, Crazy Legs y Suso33, comisario de la exposición

Henry Chalfant - CEART

Art Is Not a Crime 1977-1987 es la primera gran retrospectiva dedicada a la labor del fotógrafo y documentalista Henry Chalfant (Estados Unidos, 1940), máximo embajador de la cultura del graffiti.

La exposición, que estará en el CEART de Fuenlabrada desde el jueves 27 de septiembre, nace como tributo, con la intención de poner en valor su figura y su obra, verdadera antropología visual de un movimiento artístico, el del graffiti, que ha transformado el paisaje urbano y la cultura contemporánea de las últimas décadas.

La muestra ha sido comisariada por el artista SUSO33

Figura del graffiti, SUSO33 lleva tres décadas experimentando con pintura de acción, muralismo, performance, instalación y videoarte. Desde hace muchos años, mantiene una estrecha relación con Henry Chalfant, a quien considera un mentor, y en esta muestra ha querido rendirle tributo.

«El impulso que me ha llevado a organizar esta muestra es la deuda que tantos escritores de graffiti sentimos hacia Henry Chalfant, que universalizó una cultura que muchos jóvenes adoptamos como nuestra.» (SUSO33)

Este proyecto celebra el 35 aniversario del estreno de su mítico documental Style Wars y de la edición del libro Subway Art, gracias a los cuales el mundo entero conoció la existencia del graffiti sobre vagones de metro y la cultura del hip-hop, que cambiaron para siempre la forma de entender, experimentar y relacionarnos con el arte en la ciudad.

El acercamiento de Henry a esta cultura es antropológico y artístico, y siempre estuvo basado en sus propias experiencias. Desde esta triple perspectiva, a la que el comisario añade sus conocimientos y vivencias, se ha trabajado el tono de la muestra y de las actividades paralelas.

Un archivo fotográfico excepcional

Con una colección de más de 800 fotografías de trenes intervenidos y otros cientos con un enfoque antropológico, es el mayor archivo documental de esta forma de arte efímero sobre vagones de metro y de quienes los realizaban.

En los trayectos de metro desde su casa a su estudio, el joven escultor Henry Chalfant supo ver que algo mágico estaba ocurriendo ante sus ojos y decidió fotografiarlo, e incluso se construyó sus propios artefactos fotográficos para lograr capturar los trenes completos. Fueron varios los factores se unieron para despertar en Henry ese interés por descubrir quiénes estaban detrás de esas letras y pintadas que circulaban en los vagones atravesando la ciudad.

Hay que destacar que, a partir de ese momento, Henry no paró de viajar para presentar sus investigaciones y captar de primera mano y de forma rigurosa la expansión creativa del fenómeno. Lo promovió como arte y compartió su investigación mediante Subway Art y Style Wars, primero, y después con Spraycan Art (1987), que documentaba su expansión a nivel mundial. Incluso fue uno de los primeros en tomar parte en charlas y mesas redondas por todo el mundo.

Todo lo que rodeaba al acto de pintar es lo que hace especial al graffiti, y estará representado en la muestra: el juego, la competición, la crítica social, las ganas de superación… Una forma de descubrir el mundo y de sentirse parte de él pintando

Una inauguración-homenaje

La inauguración se plantea como un tributo a Henry, aprovechando la celebración del 35 aniversario de Style Wars. Tras la proyección del documental, está prevista una charla, moderada por SUSO33, en la que contaremos con la asistencia de Henry Chalfant, además de Blade, Lee Quiñones, Mare y Crazy Legs, leyendas vivas del graffiti y del break dance, que transmitirán sus experiencias.

«Han surgido tantas cosas maravillosas desde ese primer incierto origen que consistió en dejar tu nombre escrito en un tren… El street art ha llegado muy lejos desde que el graffiti se propuso hacer renacer el arte público. Dejar tu nombre puede haber sido el deseo original, pero decir algo más que “yo estoy aquí”, expresando anhelos profundos y pasiones, creando belleza, revelando el drama de la vida, teniendo voz política, es más difícil, y todo eso es hoy posible y está teniendo lugar en todas partes.» (Henry Chalfant).