El Día Mundial del Sueño: “Dormir es vivir”

El Día Mundial del Sueño: "Dormir es vivir"

El Día Mundial del Sueño se celebra para recordarnos la importancia que tiene el descanso para nuestra salud y actividad diaria en cualquier edad. Se celebra cada año, el tercer viernes de cada mes de marzo y su objetivo es concienciar a las personas de los problemas que supone no tener un buen descanso y el manejo de los trastornos del sueño que en su mayoría tienen tratamiento.

Es importante saber que el sueño es una necesidad biológica que nos permite restablecer las funciones físicas y psicológicas. En su investigación científica todavía surgen muchas dudas en torno a este fenómeno. Se sabe de la actividad eléctrica cerebral que tenemos durante el sueño y  de la manera que nos puede influir en el organismo. Cuando dormimos, pasamos por diferentes fases y estados de sueño en la que la actividad muscular y cerebral pasan por varios ciclos.

Son muchas las personas que sufren alguna patología del sueño, un 5% de la población mundial sufre Síndrome de Apnea del Sueño, reconocida como una causa de mortalidad; hay otras enfermedades relacionadas con el sueño como la Narcolepsia o el Síndrome de piernas inquietas que, gracias a nuevos estudios, cada vez son más fácil diagnosticar y tratar.

De esta manera sabemos que el “sueño saludable” nos ayuda a la prevención de algunas enfermedades, cuando tenemos sueños profundos estamos ayudando a tener tasas más bajas de hipertensión arterial, diabetes, obesidad y otras enfermedades crónicas. No dormir adecuadamente, puede hacer que durante el día suframos otro tipo de trastornos como la irritabilidad, fatiga o falta de concentración.

La necesidad de sueño cambia según la persona, la edad, estado de salud, estado emocional… Sea como sea, debemos preocuparnos más de como descansamos e intentar dar más importancia a este área de nuestras vidas.