Este verano… ¡Cuidado con las medusas!

medusas

La aparición de medusas en nuestras costas se convierte en un hecho frecuente, sobre todo en verano. Este fenómeno natural nos empujan a salir del agua corriendo.

Ante una picadura de medusa, lo más aconsejable es acudir al socorrista de la playa que suele contar con todos los medios para tratar la herida. Si no hay un puesto cercano, estamos en una cala o playa desierta, podemos tener en cuenta algunas recomendaciones.

¿Qué es una picadura de medusa?

Las medusas presentan unas células urticantes, conteniendo en su interior un veneno. Cuando una medusa suelta su veneno es para cazar o para defenderse de algún peligro. Las picaduras de medusas no suelen ser graves. Aunque siempre hay excepciones. Si hay algo que caracteriza a estas picaduras es la molestia y el ardor que presenta.

Síntomas de la picadura de medusa

Los síntomas más comunes a las picaduras de medusa, sin contar con que existen personas alérgicas o que tengan algún tipo de enfermedad, suelen ser:

  • Dolor
  • Picor intenso
  • Sensación de ardor
  • Inflamación y enrojecimiento

Primeros auxilios y tratamiento

Los pasos a seguir los primeros minutos tras la picadura y los productos a utilizar, son claves para aliviar sus molestias con efectividad y no empeorar la situación. Por este motivo, hay cuatro pautas sencillas que se deben tener en cuenta:

  • No tocar la herida. Los restos de tentáculos de la medusa quedan adheridos a la piel y ante cualquier contacto pueden seguir picando. Si se toca la herida podemos empeorar la lesión.
  • Se debe limpiar la zona afectada con suero fisiológico, si no tienes en ese momento, se puede utilizar el agua de mar. Nunca se debe lavar la herida con agua dulce.
  • Es muy importante aplicar frío sobre la herida, a intervalos de unos cinco minutos. De esta forma, el frío evitará que el líquido urticante penetre aún más en la piel.
  • Con la herida limpia y después de aplicar frío, si es necesario, se puede empezar un tratamiento. Para ello, puedes acudir a la farmacia más cerca a por un antiséptico. Si la herida lo requiere, puede administrarse una pomada a base de cortisona para reducir la inflamación.

Si la herida no mejora o los síntomas persisten, se debe acudir a un centro sanitario.