La Concejalía de Salud y Mercados de Alcorcón lanza recomendaciones para comprar en época de rebajas

La Concejalía de Salud y Mercados de Alcorcón lanza recomendaciones para comprar en época de rebajas

La Concejalía de Salud y Mercados de Alcorcón ha publicado una serie de recomendaciones a tener en cuenta “si nos decidimos a comprar en algún establecimiento durante la época de rebajas”.

Comercios

Establecen unos requisitos que deben cumplirse en los establecimientos que pongan sus productos en rebajas. Estos son:

  1. Se puede simultanear su venta con saldos (artículos de temporadas anteriores o deteriorados) y promociones, aunque deben estar bien diferenciados y anunciados. No se puede considerar como rebajas la venta en liquidación, donde se anuncian precios más bajos por cierre o cambio de negocio. Si encuentra esta circunstancia con la publicidad de rebajas en el escaparate, sepa que no le están informando correctamente.
  2. El periodo de rebajas debe exhibirse en un sitio del establecimiento visible al público, incluso cuando esté cerrado.
  3. Si las rebajas no afectan a la totalidad de los productos comercializados, los rebajados deben estar bien identificados y diferenciados del resto.
  4. Los productos rebajados deben haber estado incluidos con anterioridad entre los artículos de la oferta habitual.
  5. Los productos deben tener la misma calidad que cuando no estaban rebajados.
  6. El precio rebajado debe aparecer junto al precio anterior, tanto en las etiquetas del producto como en las de los escaparates.
  7. Al igual que ocurre en épocas fuera de rebajas, los productos tienen una garantía de dos años y el establecimiento está en la obligación de aceptar la devolución si tiene un defecto de fábrica. Si el consumidor quiere devolver el artículo por otros motivos, los comerciantes son libres de aceptarlo o no.

Pero, si durante el resto del año admite esa opción y en rebajas no, deben anunciarlo claramente a los consumidores. Lo mismo sucede con las formas de pago.

  1. Algunos comercios cobran los arreglos en artículos rebajados, pero si lo hacen, deben informar de ello, indicando el coste de los mismos.

Consumidores

“Si se acepta un artículo en mal estado, con taras o estropeado, se está comprando un saldo, no una rebaja. Hay que rechazar artículos cuyas instrucciones de uso no vengan en castellano y, sobre todo, se debe guardar todos los tiques y facturas, ya que será la principal defensa a la hora de reclamar”.

Se recuerda que “el comprador tiene derecho a exigir las hojas de reclamaciones si así lo estima conveniente. Todos los establecimientos están obligados a tenerlas durante todo el año, sean rebajas o no”.