Ocio alternativo para vivir una Semana Santa diferente

La capital de España es una de las ciudades de Europa más visitadas por los turistas, ¿por qué no hacer que esta Semana Santa sea visitada por sus propios ciudadanos?

MADRID SEMANA SANTA

La Semana Santa madrileña ya está aquí, acompañada de sus míticas procesiones y con la habitual desbandada de mucha de su población hacia sus pueblos natales. Quizá lo anterior no tiene nada que ver ya que, simplemente, la gente opta por viajar en familia para pasar la Semana Santa en otro lugar que no sea su día a día.

Para aquellas personas que, por cualquier motivo vayan a pasar la Semana Santa en Madrid, no toda la actividad en la ciudad recae en asistir a las tradicionales procesiones y misas: existen planes alternativos para pasar unas maravillosas tardes o noches.

Aun así, antes de explicar diferentes planes para pasar la Semana Santa, hay que poner en situación a los ciudadanos: las temperaturas van a bajar y las máximas van a oscilar entre los 11ºC y 15ºC. Por el momento, hay un pequeño riesgo de que Jueves Santo y Viernes Santo -dos de los días más importantes de toda la semana- esté marcado por la lluvia, una vez más.

Madrid desde terrazas y azoteas

Si no has salido de la capital, y vas a permanecer toda la Semana Santa en ella, ¿qué mejor manera de desconectar que observar Madrid desde sus cielos?

Todos conocemos el Círculo de Bellas Artes, desde donde podemos observar uno de los mejores atardeceres de Madrid. Se trata de uno de los edificios de la capital que alberga terrazas y azoteas abiertas al público, además de contar con bares y restaurantes panorámicos.

Sin embargo, el Círculo de Bellas Artes no es el único lugar para observar desde una terraza el atardecer en la Semana Santa. También, nos podemos encontrar con el Museo de San Antón (localizado en Chueca y que cuenta con restaurante, mercado y cócteles), el Palacio de Cibeles y algunos hoteles como Jardines de Sabatini (localizado en la calle de Bailén y la cuesta de San Vicente, frente a la fachada norte del Palacio Real) o Room Mate Óscar (localizado en la Plaza de Pedro Zerolo, cerca del Mercado de San Antón).

Visitar ‘La Quinta de los Molinos’

La Quinta de los Molinos es uno de los parques más desconocidos de la Comunidad de Madrid y, a su vez, es considerado un parque “histórico”.

El jardín, propiedad en sus inicios del conde de Torre Arias, cuenta con una extensión de 25 hectáreas donde pondemos encontrar una gran variedad de arbolado: olivos, pinos, ecauliptos e higueras. Sin embargo, la estrella del parque son los almendros, que florecen en primavera (casualmente en la estación del año que estamos actualmente), ofreciendo una oportunidad para pasar una tarde de Semana Santa espectacular .

También hay un estanque, un molino y la ‘Casa del Reloj’ -actualmente en rehabilitación. El recorrido del parque, además, está formado por muchos caminos de tierra y un camino pavimentado bordeado por grandes plátanos.

La forma de acceder a esta maravilla es bastante sencilla: Justo en la puerta está la estación de metro de Suanzes (línea 5). En las cercanícas, en la calle Alcalá, pasan las líneas 77 y 104 de autobuses. Por la calle Juan Ignacio Luca de Tena paran las líneas 114 y 146 con acceso a la zona norte del parque. Y, finalmente, el parque cuenta con otro acceso en la calle Miami.

La nueva moda en la sociedad Madrileña: los ‘Escape Room’

Si quieres pasar una tarde junto a tu familia o amigos esta Semana Santa, los ‘Escape Room’ son la mejor opción para poner a prueba y demostrar la capacidad y agilidad mental.

Los juegos de escape en vivo es un fiel reflejo del traslado de los juegos virtuales a la vida real. Estas actividades son un desafío para tu mente y perfectos para compartirlos con la familia, los amigos o compañeros de trabajo.

Los ‘Escape Room’ que se encuentran en Madrid se desarrollan en un espacio ambientado de forma diferente según su tema y comienza cuando el grupo en cuestión entra en la habitación. La forma de jugar es, aprorio, bastante sencilla: seguir pistas y resolver todo tipo de enigmas, puzzles y claves antes de que se agote el tiempo, que son 60 minutos.

¿Te animas?