Piel bronceada, cómo conseguirla y mantenerla

piel

Uno de nuestros objetivos en verano es tener la piel bronceada o al menos con “buen color”. Tomar el sol es cada vez más dañino, pero siempre que se tome con moderación y con la debida protección, es un hábito saludable. Entre sus beneficios destacan: ayudar a mantener los niveles de vitamina D, fortalecer los huesos, mejorar el estado de ánimo y también el aspecto de la piel.

Normalmente queremos conseguir un bronceado casi instantáneo y sobre todo, conservar ese tono dorado que tanto buscamos.

Para potenciar el bronceado de forma natural, se aconseja consumir alimentos ricos en vitamina C ya que, nos aportarán los antioxidantes necesarios. En frutas como: fresas, papayas, kiwis, naranjas y cítricos en general.

Por otra parte, las espinacas nos aportan dos nutrientes muy importantes: beta-caroteno y alfa-caroteno. Ambas se encargan de estimular la producción de melanina y, a la vez, de proteger la piel de los rayos ultravioletas.

También, las zanahorias son muy conocidas por su capacidad “bronceandora” y por ello están presentes en muchas cremas veraniegas. Esta hortaliza nos proporciona carotenos, y en verano se puede consumir cruda. Otro producto que contiene propiedades similares a los de la zanahoria, es la calabaza.

Para conservar el moreno es imprescindible seguir utilizando protección solar en cualquier situación, incluso para dar un paseo. Además, es conveniente usar exfoliantes, tanto para la cara como para el cuerpo. La exfoliación ayuda a mejorar el estado de la piel y a prolongar el moreno, elimina las células muertas y la piel recupera luminosidad.

Aunque dejemos de tomar el sol, debemos seguir utilizando aftersun porque contiene activos que prolongan el bronceado y la piel recibirá la hidratación que necesita. No olvidemos las cremas y aceites hidratantes puesto que, dejan la piel reluciente y le dan un aspecto brillante.

Por último, es muy importante beber agua de forma habitual durante todo el día porque aporta la hidratación necesaria a nuestro organismo. La piel mejorará su aspecto ya que, la hidratación llega desde el interior. Además, mejora la elasticidad de la piel, disminuye las bolsas de los ojos y las ojeras.