Rafa aguiar: “Aun invicto con el brazo izquierdo, sigo luchando día a día para ser más fuerte”

El sueño del Pentacampeón de España de lucha de brazos adaptada es poder representar a su país en el Campeonato Mundial

Rafa Aguiar

Entrevistamos a Rafa Aguiar. Un vecino de Alcorcón al que la lucha de brazos adaptada le ha cambiado la vida y le ha convertido en un referente del deporte profesional.

Pregunta. ¿Cómo empezaste en la lucha de brazos?
Respuesta. Yo no sabía nada sobre la lucha de brazos, de hecho no hacía deporte y al pasar tanto tiempo en la silla yo sentía que mi cuerpo se iba debilitando poco a poco y la espalda y la cintura se veían más susceptibles a cualquier cambio que hiciera en mi rutina. Por ello, empecé a ir al gimnasio para fortalecer la espalda y la zona abdominal (con el objetivo de notarme yo mucho mejor físicamente). En el gimnasio comencé a hacer electromusculación y funcionó muy bien, me sentía mucho mejor. El chico con el que practicaba la electromusculación era campeón de España de capacitados. Por aquel entonces me vio el antebrazo y me dijo que había una categoría para discapacitados y me llamó la atención. A raíz de ahí, yo noté que la electromusculación se me empezó a quedar corta y necesitaba más gimnasio, mancuernas y máquinas. Y volviendo al origen de la pregunta, empecé en la lucha de brazos adaptada gracias al chico con el que practicaba la electromusculación.

P. ¿Podríamos decir que la electromusculación te marcó un antes y un después?
R. Sí, a partir de ahí y del progreso en el gimnasio entré en el equipo de Las Navas del Marqués. Tenemos un montón de campeones de España, desde el menor de 8 años, de 60 kilos… El jefe es Marino Morales, es 7 veces campeón de España y 6 veces internacional. Me pilla un poco lejos pero ahí he aprendido muchísimo. Es más importante la técnica que la fuerza, y ahí aprendes mucha técnica.

 

“Mi hermano y mi novia son mis mejores y mayores apoyos y en el día a día me ayudan con muchas ganas”

 

P. Ya hemos hecho un breve repaso tu iniciación en la lucha de brazos adaptada. Ahora, ¿cuál fue el primer campeonato en el que participaste?
R. Me invitaron a Arnold 2015 y, ahí, fue la primera vez que competía. La Asociación Española llevó una mesa para que yo probase. Eran combates de 6 pulsos con cada mano. Gané todos los de izquierda y perdí con la derecha. Aunque ahora estoy más contento con mi derecha, que ha sido con la que más flojeaba. Lo más importante del pulso es el antebrazo y la muñeca. Con el brazo derecho soy campeón de España, pero con el izquierdo no he perdido nunca en todas las competiciones a las que he ido.

P. Este deporte significa mucho para ti, ¿se puede decir que te ha cambiado la vida?
R. En este deporte gano siempre, aunque me ganen en competición. Mi día a día es mucho más fácil, sin molestias, más fluido. Antes me tenía que levantar de la silla y me costaba moverme, y en la cabeza estaba ese peso de moverme, ahora me muevo como quiero.

P. ¿Cuál ha sido tu rutina de entrenamientos desde que empezaste a competir?
R. Cuando fui en 2015, era novato, iba sin entrenamiento, nervioso por lo que pudiera pasar. Acabé con unas agujetas brutales. Al día siguiente me fui al gimnasio y luego estuve 15 días sin poder hacer nada. No lo dejé descansar. Igual que hay una semana antes que no compites para ir descansado, hay que dejar otra después para no llevarte sorpresas. Yo empezaba con un muelle y una goma haciendo ejercicios para que el músculo se pusiera duro.
Ahora eso lo hago en el trabajo, es como el paquete básico que se hace por hacer algo. Luego ya en el gimnasio hago espalda, remo, pecho, tríceps, bíceps, polea, aperturas… y luego cosas específicas. Alberto, un monitor, me tiene preparado todo en un calendario. Me guío por ello durante todo el año.

P. ¿Y las dietas?
R. Mi gran sueño es participar en un Mundial. El mayor problema es el dinero. El mayor miedo es la dieta. Allí ya va por pesos, no todos los minusválidos a la vez, por lo que tendría que adelgazar. El Mundial lo veo como algo único, una experiencia especial. Se monta algo muy grande. En modalidad adaptada va a ser deporte olímpico en 2024.Hay en muchos países europeos que el Estado aporta ayudas para deportistas o becas, es decir, compites con gente profesional, que puede vivir de eso. Tiene que ser una vivencia grandísima y única.

P. ¿Cuál es tu competición preferida? ¿Dónde te sientes más cómodo?
R. Aquí en España hay torneos, pero lo importante es el Campeonato de España, que te clasifica para el Mundial, y la Copa de España que lo hace para el Europeo. La verdad es que el ambiente en cualquier competición es muy bueno, me siento a gusto en cualquier lado. Al final el más especial es el Campeonato de España, pero la gente se porta muy bien en todos ellos.

P. En el día a día, ¿quiénes son tus mayores apoyos?
R. Mi hermano y mi novia, a la que llamo “la mánager”. Ella mueve toda la logística. Mi hermano conduce, es como mi escolta y mi chófer. Los dos se mueven conmigo, y tienen ganas de seguir viéndome competir y ganando títulos.

 

“Con el izquierdo no he perdido nunca en todas las competiciones en las que he participado”

 

P. ¿Tienes algún referente o deportista preferido?
R. Michael Schumacher, el hombre que estaba de vacaciones y se iba a probar cualquier cosa de su coche, teniendo pilotos de prueba. Ferrari tardaba muchísimo tiempo en cambiar neumáticos cuando él llegó. Él era el primero que estaba allí hasta las tantas para que practicaran y lo mejoraran. La mano de hierro de la Fórmula 1, hizo que Ferrari ganara 5 campeonatos seguidos. Trabajó para ser “el dueño” de la Fórmula 1. En mi caso, hace 3 años tenía 0 campeonatos de España. Ahora tengo 5. Antes me llamaban Rafita cuando llegaba, ahora sigo siendo Rafita. Ven que estás trabajando y que te vuelves más fuerte, que sigues ganando. La gente no deja de verte como lo que eres, a no ser que tú lo provoques. Y dentro de unos años me seguirán llamando Rafita.

P. El deporte aporta unos valores, son una imagen para pequeños y mayores, ¿tienes algún consejo para ellos?
R. En el deporte siempre hay alguien a quien hacer caso, una persona veterana, que te va a aconsejar. Además, tienes que ser constante, por ejemplo, si tienes agujetas hay que aguantar. Y sobre todo, que si llegan los triunfos o las derrotas no cambie tu forma de ser, que sigas siendo el mismo y que te sientas bien practicándolo.

P. ¿Qué crees que le hace falta a los organismos públicos para que apuesten por la lucha de brazos adaptada, y por Rafa Aguiar más concretamente?
R. Desde que vosotros me ayudáis, yo voy por la calle y la gente me saluda, me da la enhorabuena, se entera por los medios. Que se enteren los vecinos y no se entere el Ayuntamiento, a quienes les he pedido ayuda años antes, pues no sé lo que habría que hacer. Me hizo mucha gracia una señora por Facebook que dijo que me iba a votar para que diese el pregón de las fiestas. Ahí te das cuenta de que los vecinos te conocen, y lo mismo que te digo que el Ayuntamiento podría ayudar, te digo cualquier marca de Alcorcón que puede echar una mano. No espero que me paguen todo, el hotel, el vuelo… pero cualquier ayuda para que yo pueda poner lo que falte, y no tenga que ser todo de mi parte.

 

“Los triunfos y las derrotas no tienen que cambiar tu forma de ser, debes seguir siendo el mismo”

 

P. Para 2024, ¿estarías preparado para competir en unos Juegos Olímpicos?
R. Puede sonar prepotente, pero mi objetivo es ganar todos los Campeonatos de España hasta entonces con el brazo izquierdo. La razón es que nunca me han ganado con el izquierdo, y no puede ser que me quede sin ir por perder uno o dos campeonatos antes. Lo que quiero es no fallar con ese brazo, seré más fuerte cada año. Serán en París, e irá organizado por la WAF (World Armwrestlig Federation), y se va a llevar como si fuera un Mundial.

P. El próximo objetivo es ir a un Mundial, ¿te ves preparado para ganarlo o para recibir tu primera derrota?
R. Voy a ser sincero, si me ganan me gana gente profesional. Me siento muy bien con la izquierda, y cada vez mejor.
Me aconsejan que vaya a disfrutar, la vivencia y demás. Pero yo voy a competir, si tengo que acabar reventado, ya descansaré. Cuando termine la competición ya me haré fotos en monumentos y lo que haga falta. Pero yo con la izquierda sé que voy a quedar bien, esa es mi sensación, aunque claro que me pueden ganar. Con la derecha estar entre los 10 primeros estaría bien, pero con la izquierda tengo que aspirar a todo.