Vecinos de Leganés denuncian al Defensor del Pueblo las obras en una plaza

Fuente honda

La Federación Local de Asociaciones de Vecinos de Leganés ha presentado una denuncia ante el Defensor del Pueblo, Francisco Fernández Marugán, considerando la remodelación de la plaza de la Fuente Honda, autorizada por el Ayuntamiento del municipio, como “una vulneración de derechos fundamentales”.

Según las asociaciones, la construcción autorizada de un hipermercado y de un aparcamiento de 81 plazas más las correspondientes a los apartamentos, cuyas obras ya han empezado, suponen “el fin de la plaza como zona peatonal”, señalan en un comunicado.

Según los vecinos, “la peatonalización de la plaza se pagó a comienzos de este siglo con fondos europeos que se concedieron precisamente para convertirla en zona peatonal”, añade la nota.

La denuncia registrada ante la oficina del Defensor incluye un documentado escrito con 32 puntos que detallan todos los aspectos del proyecto: un hipermercado, un aparcamiento de 81 plazas, destinadas al tráfico propio de este establecimiento, y de otras 96 para los 31 apartamentos y las 17 viviendas libres que se van a edificar en el antiguo solar de lo que fue una discoteca.

Según los cálculos de la Federación, cuando todo lo construido esté en funcionamiento el tráfico de vehículos por la plaza se mantendrá “al menos durante trece horas al día, el horario de apertura habitual de un centro comercial, lo que en la práctica supone la eliminación del carácter peatonal” de la plaza de la Fuente Honda.

Peatonalizar esa plaza costó “entre los años 2000 y 2003 alrededor de tres o cuatro millones de euros que fueron financiados por fondos europeos precisamente para dotar a Leganés de una zona peatonal de esparcimiento vecinal en el centro de la localidad”, sostienen los vecinos.

La federación expone al Defensor del Pueblo los prejuicios que se ocasionaran a todo el vecindario, sobre todo a quienes viven en el número 8 de la calle Santa Isabel, y los problemas para el acceso al centro médico publico existente en la zona, según los denunciantes.

También ponen de manifiesto “la estrechez de las calles por las que obligatoriamente habrán de efectuarse la entrada y la salida de la plaza, tanto de los camiones de suministro al hipermercado como de los vehículos que accedan al aparcamiento del mismo”, concluyen.