Bruselas plantea una nueva «hoja de ruta» para contener el precio del gas

La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, en la sesión de este miércoles del Parlamento Europeo en Estrasburgo. EFE/EPA/JULIEN WARNANDEFE/

Madrid, 5 oct (EFE).- La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha destacado que la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, se haya pronunciado este miércoles a favor de un precio máximo al gas y a desligar éste del mercado eléctrico.

Ribera, en un vídeo, ha subrayado el «coraje» y compromiso de Von der Leyen, «en línea con lo que venimos manifestando en España desde hace mucho tiempo».

Ha añadido que Europa no debe tolerar el «comportamiento especulativo que hemos estado viendo en los precios del gas que importamos en las plazas europeas».

Según Ribera, «es importante dejar claro cuánto estamos dispuestos a pagar, introduciendo referencias sobre precio máximo y modificando lo que hasta ahora ha sido el indicador más importante para cualquier empresa que active sus contratos, sus ventas, en el ámbito de la energía vinculado al gas», como es el índice TTF del mercado holandés, de referencia en Europa.

Ribera también ha destacado que también Von der Leyen se haya pronunciado sobre la necesidad de separar el precio del gas natural del de la electricidad, sin lo cual «es muy difícil evitar esta tensión constante en precios que estamos viendo».

Ha recordado que el denominado «mecanismo ibérico», que se aplica en España y Portugal desde junio y que pone un tope al gas para generación eléctrica en los mercados mayoristas de esos países, «ha contribuido enormemente» a la reducción de precios.

La ministra ha dicho que sin el mecanismo los precios mayoristas eléctricos hubieran seguido creciendo en España, como ha ocurrido en Francia, Alemania y otros países, que «hoy se plantean la generalización de la solución que aplicamos en España y Portugal».

Ha señalado que Europa debe decir, de manera unida, cuánto es el máximo que está dispuesta a pagar por el gas que llega a su territorio y modificar «de forma extraordinaria» el funcionamiento del mercado eléctrico mayorista «para que no quede tan pervertido por ese precio del gas fuera de contexto y enormemente elevado».

Ha añadido que Europa y España deben proteger a sus familias y su tejido industrial, al tiempo que ha señalado que «no tiene sentido que el diferencial de costes de los productos energéticos de las familias europeas o del tejido productivo en Europa esté tan distanciado del coste energético del resto de países del mundo».