Conflictos bélicos antes y ahora el coronavirus, retrasan la marcha de la patrona de La Solana

Virgen de Peñarroya

La Virgen de Peñarroya retrasará su traslado al Castillo por la pandemia. Las medidas sanitarias, con sus correspondientes restricciones, han provocado que la patrona se quede algunos días más en La Solana. Una circunstancia que se puede tildar de histórica, aunque no sea la primera vez que esto ocurre. El Cronista Oficial de la Villa, Paulino Sánchez Delgado, ha recordado otros episodios similares en otras épocas diferentes.

En declaraciones a la emisora municipal Radio Horizonte, explicó que el actual sistema de traslados que lleva a la imagen a permanecer cuatro meses en La Solana, otros cuatro en Argamasilla de Alba y cuatro en su fortaleza, datan del último tercio del siglo XIX. Sánchez dijo que “anteriormente a aquellas fechas, la virgen viajaba un determinado número de veces al año a cada población. Se solicitaba el traslado de la imagen para la celebración de novenarios con el fin de pedir por la lluvia o por plagas y epidemias”. Según datos encontrados por el cronista, “a veces solía venir a La Solana hasta tres veces al año en distintas épocas”.

En mayo del año 1.808, cuando estalla la Guerra de la Independencia con los franceses, la virgen estaba en La Solana y se mantuvo en la localidad hasta el año 1.813 por motivos bélicos, según recordó “finalmente, el traslado se realizó en abril de aquel año, cuando terminó el conflicto bélico, después de haber permanecido en la localidad por un periodo de cinco años”.

Sánchez también rememoró otro momento que ‘retrasó’ en parte el traslado de la virgen, cuando se produjo una importante inundación en el río Guadiana en el año 1.927 “al llegar a aquella zona de Santa María, no pudieron cruzar el río con los carros porque estaba desbordado. Entonces no fue directamente al castillo y tuvo que dar la vuelta por Argamasilla hasta llegar a la fortaleza”.

En el año 1.933 tampoco se marchó la patrona en su fecha correspondiente, volviéndose a quedar por más tiempo en La Solana “eran tiempos de mucha conflictividad que no recomendaban el traslado porque podían ocurrir enfrentamientos, permaneciendo en la localidad hasta mayo de aquel año”. La virgen de Peñarroya no volvió a la población en septiembre, como correspondía, regresando un año después (1.934), según señaló el cronista. Sánchez señaló que aquella primitiva imagen ya no volvió más “porque fue quemada en julio de 1936 cuando permanecía en la parroquia de Argamasilla de Alba al principio de la Guerra Civil”.

La Virgen de Peñarroya debía marchar al castillo el lunes 25 de enero, si bien no podrá hacerlo hasta que se levante el cierre perimetral de municipios. La Consejería de Sanidad no ha permitido el traslado que se realizará el primer domingo hábil siguiente al levantamiento de dicho cierre, según ha anunciado la cofradía solanera.