Día Internacional del Síndrome de Asperger

autismo

Hoy, 18 de febrero, se celebra el Día Internacional del Síndrome de Asperger,  un trastorno neurobiológico, un conjunto de características mentales y de conducta que forma parte de los trastornos del espectro autista. 

El Día Internacional del Síndrome de Asperger se conmemora desde 2007. Esta fecha coincide con el nacimiento de Hans Asperger, psiquiatra austríaco. Él etiquetó por primera vez el síndrome, que se conoce ahora como «trastorno del espectro del autismo (TEA) sin discapacidad intelectual asociada».

El objetivo de recordar esta conmemoración es dar visibilidad a la enfermedad y a sus afectados y promover la acción de la sociedad y los políticos. Con esto se pretende el correcto ejercicio de los derechos de los pacientes.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

Se trata de un trastorno del desarrollo que afecta a la interacción social, la comunicación verbal y no verbal y supone una inadaptación al cambio y un pensamiento rígido. Normalmente, son personas que se caracterizan por tener una excelente memoria y desenvoltura en matemáticas y ciencia. 

No es fácil diagnosticar síndrome de Asperger a un niño porque suelen aparentar ser brillantes, felices y cariñosos. Son sus habilidades sociales y comunicativas las que denotan el problema. Además, tienden a tener rutinas estrictas y preocupaciones muy acotadas.

¿Qué podemos hacer para facilitar la vida de una persona con síndrome de Asperger?

  1. Ser literales. Hay que proporcionar toda la información necesaria a la persona. Se trata de facilitarle lo más posible la comprensión de cómo estamos diciendo las cosas.
  2. Evitar estímulos demasiado fuertes. Las personas con síndrome de Asperger pueden ser más sensibles a sonidos, olores, al tacto… Si les ayudamos a mitigar esos efectos, estarán más tranquilos.
  3. Respetar sus momentos de soledad. A veces, simplemente necesitan su espacio. Lo mejor que podemos hacer es dárselo.
  4. Aceptar que no tienen la misma empatía que nosotros o que la demuestran de otra manera. No quiere decir que una persona con síndrome de Asperger sea insensible, sino que percibe de manera diferente los estímulos externos.
  5. Lo más importante: apreciar sus diferencias como algo positivo e integrarlos en nuestra sociedad de la mejor manera posible.