¿En qué consiste la nueva ley de garantías para los aparatos de 2022?

Artículo patrocinado

En enero de 2022 entra en vigor en España una nueva ley de garantías para los aparatos. ¿Cuáles serán los cambios que propondrá la nueva ley?

La nueva ley de garantías para los aparatos promovida por la OCU fue ha sido aprobada durante el último consejo de ministros. En ella, se estipula las pautas para que los ciudadanos puedan reparar sus aparatos apostando por la durabilidad y la sostenibilidad. Con ello se prevé una mejora en la salud del medio ambiente. Esta ley de garantías entrará en vigor en enero de 2022. 

¿En qué afecta esta nueva ley a la hora de tener que arreglar un nuevo aparato?

En primer lugar, según la información proporcionada por Fersay, con esta nueva medida la garantía de los productos electrónicos pasa de los 2 a los 3 años. Esta ampliación supondrá una mayor responsabilidad por parte de la marca que deberá hacerse cargo del producto hasta que expire esa fecha. Asimismo, hasta ahora el usuario solo disponía de 6 meses para demostrar el fallo de origen del aparato. Con la nueva ley de 2022 el usuario dispondrá de un plazo de 2 años para demostrar su falta de conformidad con el producto. De este modo, el comprador podrá:

  • Reparar el producto.
  • Sustituir el producto por otro nuevo (no incluye aquellos que se consumen con el uso ni los de segunda mano).
  • Pedir una reducción del precio del producto.
  • Resolver el contrato

La obligación de mantener la existencia de piezas de reparación se extiende a 10 años.

En relación con la reparación de las piezas de un producto la nueva ley trae otro cambio que beneficiará a los compradores. Hasta ahora, los fabricantes tenían que tener las piezas para el derecho de reparación del usuario durante 5 años desde que el producto deja de fabricarse. Con la nueva ley en 2022, este derecho se ampliará hasta los 10 años.

No obstante, hay que tener en cuenta si el producto es nuevo o de segunda mano. Si el producto es de segunda mano y lo vende a un profesional, la garantía es de 1 año y si lo vende a un particular, 6 meses. Asimismo, las reparaciones tienen una garantía de 3 meses, solo si vuelven a averiarse las partes reparadas. Finalmente, en referencia a las viviendas con edificación posterior al 6 de mayo del 2000, la nueva ley estipula que tienen 1 año para defectos de acabado, 3 para defectos funcionales (humedades) y 10 años para defectos estructurales.