La alergia primaveral en el 2021

Unas plantas en el campo

El comienzo de la primavera entraña muchas cosas buenas: más luz solar, un tiempo más agradable, la floración de muchas plantas… No obstante, la llegada de esta colorida estación también conlleva la aparición de uno de los fenómenos naturales más molestos que existen: la alergia.

Los expertos afirman que en España hay más de 8.000 personas con alergia a algún tipo de polen. Además, los sanitarios claman que esta cifra va en aumento año tras año. Las razones de este incremento en el número de alérgicos son la contaminación y el cambio climático.

Los principales enemigos de los alérgicos

Si bien hay multitud de plantas que producen un polen de lo más desagradable, hay tres que se llevan la palma: el olivo, las gramíneas y el plátano de sombra. Este tipo de plantas suelen emplearse debido a la comercialización de sus cultivos (olivo) o su facilidad de supervivencia sin grandes medios (plátano de sombra). No obstante, en los últimos años muchos ayuntamientos se han planteado dejar de utilizar estas especies y reemplazarlas por otras debido a las molestias que pueden estas causar.

Los síntomas de alergia al polen pueden ir desde conjuntivitis a rinitis en los casos más leves hasta ataques de asma en los más graves. Si presentas alguna de estas reacciones adversas cuando sales al exterior entre marzo y julio, es recomendable que acudas al alergólogo y te sometas a una prueba «Prick«. Esta consistirá en punciones en una parte de tu cuerpo, normalmente el antebrazo, donde te instilarán unas gotas con compuestos que concentran alérgenos. Tras una corta espera, un experto examinará esas punciones y, dependiendo de las reacciones que estos presenten, se te diagnosticará una alergia u otra.

El temporal de Filomena ha aumentado la polinización

Durante esta primavera experimentaremos una alergia supeditada a múltiples causas. La primera de ellas será, por supuesto, la Filomena que azotó a España el pasado enero. La correlación entre la nevada más copiosa en años y la alergia primaveral es que el frío intensifica la polinización de ciertas plantas, entre ellas, las gramíneas.

En consecuencia, se espera que esta primavera sea intensa en toda España pero, principalmente, en el centro peninsular. Castilla-La Mancha y Madrid serán dos de las regiones más castigadas por las plantas polinizadoras.

Las mascarillas, una medida eficaz contra la alergia 

El uso obligatorio de las mascarillas con motivo de la pandemia de COVID-19 puede resultar beneficioso para aquellos que presenten alergias estacionarias. El motivo de esto es que las mascarillas actúan como filtros y, al igual que no permiten que entren micropartículas que puedan transmitir el virus, también depuran el polen que pudiera colarse en boca y ojos.

De este modo, este año se prevé una menor percepción de los síntomas propios de la alergia aunque los niveles de polinización hayan aumentado.

Recomendaciones para evitar molestias provocadas por el polen 

Escapar de la alergia puedo suponer todo un reto en primavera. No obstante, hay algunos hábitos que te ayudarán a esquivar al polen:

-En primer lugar, si puedes elegir entre correr en el exterior o hacerlo en una cinta en tu gimnasio, escoge la segunda opción. Evita los exteriores todo lo posible durante estos meses.

-Asimismo, si conduces en un día caluroso, es preferible que pongas el aire acondicionado a que bajes las ventanillas.

-Por otra parte, te aconsejamos que te cambies de ropa cuando llegues a casa tras estar en la calle. Pequeñas fibras de polen quedarán adheridas a los tejidos y te molestarán aun cuando estés en el interior.