La CE propone invertir 500 millones euros en capacidades militares urgentes

Ealto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Bruselas, 18 may (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, y la Comisión Europea adoptaron este miércoles una comunicación conjunta para una Asociación Estratégica con los países del Golfo Pérsico con el fin de ampliar y profundizar la cooperación de la UE con el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y sus países miembros.

Margrethe Vestager, Josep Borrell y Thierry Breton durante una rueda de prensa en Bruselas. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

Esta asociación estratégica, que abarca una serie de áreas «clave», beneficiará a ambas partes en «un momento de inseguridad y desafíos significativos para el orden internacional basado en normas, agravado por la guerra de Rusia contra Ucrania», dijo Borrell en un comunicado publicado por la Comisión.

«Necesitamos trabajar más de cerca en la estabilidad en el Golfo y Oriente Medio, en las amenazas a la seguridad global, seguridad energética, cambio climático y transición verde, digitalización, comercio e inversión. También necesitamos fortalecer los contactos entre estudiantes, investigadores, empresas y ciudadanos», precisó Borrell al detallar las áreas políticas claves de la estrategia.

Una asociación reforzada es beneficiosa tanto para la UE como para los socios del Golfo, ya que la UE es «el mercado único más grande del mundo, líder en investigación e innovación, un importante actor de seguridad en la región del Golfo y el principal actor en desafíos globales como el cambio climático y digitalización», destacó el Ejecutivo comunitario en la nota.

El alto representante y la CE, de la que Borrell es uno de los vicepresidentes, señalaron que el conocido como «Global Gateway» puesto en marcha por la UE proporciona «un marco dinámico» para la cooperación con los socios del CCG para fomentar inversiones sostenibles en la región más amplia de Oriente Medio, así como en África.

El «Global Gateway» es una estrategia puesta en marcha por la UE para contribuir a estrechar las brechas de inversión a nivel mundial y apoyar un desarrollo sostenible y que durante los próximos siete años tiene previsto movilizar hasta 300.000 millones en inversiones privadas y públicas, en sectores como la transformación digital, el clima, la energía, el transporte, la sanidad, la educación y la investigación.

Los países del CCG son «economías dinámicas y una importante puerta de entrada entre Europa, Asia y África», destacó la nota.

Además, son proveedores «confiables» de Gas Natural Licuado y cuentan con «algunos de los mejores recursos solares y eólicos del mundo», cuyo desarrollo puede ser «clave» en la implementación de estrategias mutuas para cumplir con los compromisos climáticos, así como con los objetivos económicos.

Por tanto, Borrell y la Comisión estimaron que el aumento de la cooperación y los intercambios entre la UE y los países del CCG será, en última instancia, beneficioso también para los habitantes de ambas regiones.

«Una cooperación intercultural más estrecha, la movilidad de jóvenes y estudiantes, la cooperación y los intercambios en la educación superior mejorarán la comprensión y la confianza mutuas», aseguraron en la nota.

La UE y el CCG representan el 20 % de la economía mundial y cubren más de la mitad de las inversiones extranjeras directas del mundo.

En 2020, la UE fue el primer socio importador y el cuarto socio exportador del CCG.