La Empresa Municipal de Transportes retira del servicio a los empleados mayores de 60 años

nuevos autobuses

Esta decisión se adopta para proteger a la población más vulnerable frente a la enfermedad del coronavirus

La medida se extiende a 617 trabajadores de los 9.858 empleados que hay en la plantilla del organismo público

La EMT ha adoptado con antelación al decreto del estado de alarma diferentes actuaciones de seguridad para la plantilla

La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT), que preside el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha decidido exonerar del servicio a los trabajadores mayores de 60 años que tengan cumplida esta edad a 30 de abril de 2020, en aplicación del Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales.

La empresa pública adopta esta medida para proteger al grupo de población más vulnerable frente a la enfermedad de COVID-19. Así, se extenderá a 617 trabajadores de los 9.858 que hay en plantilla. Todos ellos permanecerán en sus domicilios para preservar su salud. Además, se eximirá de prestar sus servicios a todo el personal con patologías de riesgo una vez que lo acrediten con el parte de baja de su médico.

La Dirección de la EMT, con Alfonso Sánchez Vicente al frente, está negociando con el comité de empresa qué personal va a realizar las sustituciones. Una vez se produzca dicho acuerdo, esta semana se hará efectiva la retirada del servicio del personal mayor de 60 años.

Un protocolo de seguridad aprobado antes del estado de alarma

Desde el 10 de marzo, la EMT ha puesto en marcha un procedimiento específico de seguridad en el ámbito del transporte de viajeros con motivo de la evolución del SARS-COV-2. A través del mismo, se han establecido las medidas y pautas de actuación que deben adoptarse en la empresa municipal para proteger la salud de los trabajadores y de los viajeros, asegurando a su vez el desarrollo operativo de este servicio fundamental para la ciudad.

Este documento alcanza a todos los empleados, en especial a los grupos profesionales de mayor contacto con el público, los conductores, y se aplica en todas las dependencias, instalaciones y vehículos de la EMT.

Respecto a la situación en el Centro de Control, en el que habitualmente trabajan más de 40 personas, se ha ido reduciendo su equipo hasta los 12 trabajadores, garantizándose en todo momento la separación entre puestos y las limpiezas de desinfección de las instalaciones.

Seguridad en los autobuses

Desde el 12 de marzo, en base al protocolo de seguridad de la EMT, ningún conductor ha prestado sus servicios en autobuses sin mamparas, un elemento fundamental para evitar los contagios. Ese día se retiraron de las calles 198 vehículos que no tenían este elemento de protección y, también desde entonces, se desinfectan a diario todos los autobuses operativos.

Además, han reducido los aforos de público en los vehículos a una cuarta parte de su capacidad; se exige el pago con tarjeta para evitar el contacto entre conductor y pasajero y se ha mantenido el número suficiente de vehículos en calle para evitar aglomeraciones. Además, se han repartido hidrogeles para que todos los operarios puedan limpiarse las manos.

La EMT cumple con todas las medidas establecidas por el Ministerio de Sanidad para velar por la seguridad de sus trabajadores. El Procedimiento de actuación para la prevención de riesgos laborales publicado por el Ministerio de Sanidad establece que los conductores de la EMT tienen un riesgo bajo de contagio y no necesitan Equipos de Protección Individual (EPI).