Madrid Misterioso: El Duende de El Retiro

duende-retiro

Cuenta la leyenda que el duendecillo merodeaba aún por allí y que, las parejas que tenían la suerte de verlo, disfrutaban de una relación estable y bonita

Hoy es domingo y, por lo tanto, Madrid Misterioso nos acompaña una vez más. Os traemos una historia singular: el Duende de El Retiro.

Todos sabemos que el Parque de El Retiro es el pulmón de la capital. También sabemos que tiene más de 118 hectáreas. Algo mágico tenía que haber en él, ¿no? Pues bien, esta es la historia de un pequeño habitante secreto que despistó al mismísimo Felipe V.

Al monarca le encantaba dar largos paseos por El Retiro. Y más que los paseos, lo que verdaderamente le llamaba la atención eran las coloridas flores que parecían crecer de la nada. ¿O es que así era? Los jardineros no daban crédito a lo que ocurría, hasta que algunos de ellos aseguraron haber visto a un duendecillo escabullirse entre los matorrales. Parece ser que el pequeño amiguito, era el culpable de tan acelerado crecimiento.

Años más tarde, Felipe V decidió declarar El Retiro como lugar público. Muchas parejas de enamorados iban entonces al parque para disfrutar de su tranquilidad. Cuenta la leyenda que el duendecillo merodeaba aún por allí y que, las parejas que tenían la suerte de verlo, disfrutaban de una relación estable y bonita.

Ahora sí se puede ver a nuestro amigo. ¿Cómo? ¿Que no me creéis? Solo tenéis que ir a la antigua Casa de Fieras (ahora reconvertida en Biblioteca). Vale, quizás solo sea una estatua de José de Noja del año 1985, pero tendremos que conformarnos con eso. Ya sabéis lo escurridizo que es nuestro duende. La estatua es un Duende tocando la flauta con el rostro sonriente.

Con el buen tiempo que está haciendo, el mejor plan es pasear por El Retiro e intentar encontrar al duendecillo de nuestra historia. Quién sabe si no seréis los próximos en encontraros con él.

La próxima semana, La Hija del Doctor Velasco. Una historia de un embalsamamiento que dio mucho de qué hablar.