Un recorrido con arte por el Madrid más auténtico

Se acerca el puente de diciembre y, con esta excusa, te presentamos interesantes opciones para que puedas aprovechar al máximo los días festivos sin salir de la capital

El especial de ‘Un recorrido con arte por el Madrid más auténtico’, en las páginas centrales de VivirMadrid

La primera parada de nuestro recorrido por Madrid está justo al lado de la estación de metro Noviciado, por lo que ya te puedes pasar por ella y ver su peculiar entrada. Esta, tiene únicamente metro y medio de ancho, haciendo que sea la más estrecha de todo el metro de Madrid. Además, puedes alardear de haber estado en una estación histórica. Antaño, se unía con el Ferrocarril Suburbano de la Plaza España, que era la conexión más larga de toda Europa.

En Madrid, abundan las mejores historias. A sólo un minuto andando desde Noviciado, te llevamos a conocer una de ellas. Es la de Julia, una estudiante que sujeta unos apuntes y se apoya en el muro del Palacio Bauer. Está ubicada en calle Pez 42. Su autor, el escultor Antonio Santín, quiso homenajear a la primera mujer que, pese a las prohibiciones, se vistió de hombre para poder ir a la universidad en 1848. Todo un ejemplo de valentía y superación

En un día tan castizo no puede faltar un desayuno al más puro estilo madrileño

Te proponemos la churrería más antigua de Madrid. En la calle del Espíritu Santo 8 se encuentra la Churrería Madrid 1883. Este acogedor local abrió sus puertas antes de que existiera el propio metro o el bullicio de la Gran Vía. La familia Mendoza Manzano comenzó a regentarla desde 1989 y consiguió convertir a sus churros en un referente de la capital.  

Continuamos en el Mercado de San Antón, a solo 8 minutitos andando, en plena calle de Augusto Figueroa 24. El mercado de toda la vida fue modernizado, sin perder su carácter más tradicional como plaza de abastos. Su historia nace en el siglo XIX y su nombre viene de la parroquia de San Antón. Iglesia digna de admirar que se encuentra justo al lado. Poder disfrutar de la arquitectura de uno de los mercados más auténticos de la capital es una buena opción; pero, degustar la variedad gastronómica madrileña que ofrece, es aún mejor.

A tan solo 10 minutos andando desde el mercado de San Antón se encuentra la Plaza de Cibeles. Además de su interés histórico, con edificios tan representativos como Banco de España (a salvo de los ladrones de La Casa de Papel) o el Ayuntamiento de Madrid, posee importantes valores paisajísticos. Desde la plaza, se pueden fotografíar diferentes perspectivas de la urbe madrileña y su skyline. Por ejemplo. el imponente edificio Metrópolis, el Instituto Cervantes o el Círculo de Bellas Artes. Asimismo, para los amantes del arte, el Museo Thyssen se encuentra justo al lado. Repleto de exposiciones temporales, ‘Picasso/Chanel’, ‘Hiperrealismo en la colección Thyssen’ o ‘Vanguardia en Ucrania, 1900-1930’, sin olvidar su colección permanente con obras de  El Greco, Van Gogh o Francis Bacon, entre otros.

En este punto, puedes desviarte un poquito hacia la Iglesia de los Jerónimos, que guarda un imponente claustro renacentista y una excepcional fachada. En este barrio, hay una rica oferta gastronómica. Podrás disfrutar de una sabrosa paella en el restaurante Torrenostra o de las mejores raciones españolas en The Spanish Farm

El café es “sagrado” después de comer y sabe aún mejor sentado desde las terrazas de la Plaza de la Independencia, frente a la mítica Puerta de Alcalá. Momento al más puro estilo influencer, podrás hacer colapsar tu Instagram con las impresionantes fotografías

La siguiente parada es El Parque de El Retiro. Un precioso enclave madrileño donde puedes disfrutar de 19.190 ejemplares de 163 especies de árboles diferentes; 118 hectáreas de espacios abiertos; y encontrarte algún curioso animal en el Estanque Grande del Buen Retiro.

El Madrid de las luces es todo un espectáculo para la vista. La Navidad tiñe el centro de alegría, luz y color

Una vez caiga la tarde, la zona de Gran Vía se pone maravillosa en esta época del año y es que, la Navidad está a la vuelta de la esquina y ya están colocadas las luces que adornan las preciosas fachadas. Para llegar hasta allí, puedes pasar de nuevo por la puerta de Alcalá para bautizarte ya como todo un madrileño. El paseo hacia Gran Vía es todo un espectáculo, donde puedes admirar el tour de las luces, una experiencia visual inigualable

Para quien quiera darle un punto aún más lúdico al recorrido, y ya que estamos en el epicentro de la cultura teatral; la Gran Vía se nutre de las salas de teatro más importantes de Madrid. Puedes disfrutar de grandes éxitos nacionales de la zona; como el Rey León en Teatro Lope de Vega; El Jefe en Capìtol Gran Vía, una historia muy familiarizada con la Navidad; o el musical de la icónica Tina Turner.

Como broche a un excelente y completísimo día, para brindar de la mejor manera y poner la guinda al pastel tan redondo que nos ha quedado, después de una buena obra teatral apetece tomarse algo y picotear alguna que otra tapilla. Desde azoteas como ‘Gymage Terrace’ o ‘Room Mate Macarena’, puedes descubrir ese otro mundo paralelo a la Gran Vía; buena música, ambiente, cócteles y terapia antiestrés desde las alturas. Además, infinitas vistas panorámicas para despedir el día. De Madrid al cielo.

Que lo disfrutéis.

El especial de ‘Un recorrido con arte por el Madrid más auténtico’, en la portada de VivirMadrid