Rueda, sexto presidente de la Xunta: «Me toca ahora subir al puente de mando»

Alfonso Rueda, elegido el jueves por la Cámara autonómica como nuevo titular del Ejecutivo gallego con los votos del PPdeG y la oposición en contra, durante su toma de posesión como el sexto presidente gallego, en sustitución de Alberto Núñez Feijóo, ante la vicepresidenta segunda y ministra de Empleo, Yolanda Díaz, y el presidente del Parlamento gallego, Miguel Santalices (d), este sábado en Santiago de Compostela. EFE/ Lavandeira Jr

Santiago de Compostela, 14 may (EFE).- El sexto presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha cargado este sábado, en su toma de posesión en el Salón dos Reis del Parlamento de Galicia, contra «la tentación de aprovechar los resortes del Estado para desgastar las instituciones, comenzando por la de Su Majestad el Rey».

El nuevo presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda (i), saluda a su predecesor Alberto Núñez Feijóo en el ámbito de su ceremonia de toma de posesión como el sexto presidente gallego, este sábado en Santiago de Compostela. EFE/ Lavandeira Jr.

Su enarbolada defensa ha coincidido con el día en que la Plataforma Consulta Popular Estatal Monarquía o República celebra una consulta popular sobre el modelo de Estado, apoyada por partidos como IU y Podemos, a través de unas 725 mesas instaladas en parques, calles y locales de ciudades de todas las comunidades autónomas.

El nuevo presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda (c), posa junto a su mujer Marta (2d), su madre Lola, y sus hijas Beatriz y Marta en el ámbito de su ceremonia de toma de posesión como el sexto presidente gallego, este sábado en Santiago de Compostela. EFE/ Lavandeira Jr.

La consulta no es vinculante, ni cuenta con censo ni con el respaldo de ninguna administración pública y su objetivo, según la promotora, es que los ciudadanos puedan pronunciarse sobre si prefieren un sistema monárquico o republicano.

En esta jornada, Rueda, que sucede a Alberto Núñez Feijóo, ha dicho que Galicia, en lo que de él dependa, seguirá apostando por un modelo basado en la cooperación y en la «fidelidad».

Hay muchas situaciones, a su juicio, como ha incidido en su discurso tras la jura, que requieren de un alto grado de «responsabilidad» y de otro igualmente elevado de «prudencia», valor que primará «frente a quienes tengan la tentación de desgastar».

Igual que prevalecerá la concordia, ha garantizado, porque la Comunidad al frente de cuyo gobierno ahora está «superó y va a superar» todas las pruebas «sin que la unidad esencial de nuestro pueblo se vaya a resentir».

«Galicia lo que quiere es ser como Galicia», ha resumido el jefe del Ejecutivo gallego, a la par que ha celebrado que «acertamos» porque de este modo no pueden abrirse paso «modelos que condicionen, que nos confronten con otras tierras».

La clave del éxito de este «largo periplo» es precisamente, a su entender, «enorgullecernos de lo que somos y de como somos», ha dicho.