Aranzazu Serrano, escritora: “Gracias a iniciativas como #LeoAutorasOct ha ido creciendo la reivindicación de leer a mujeres”

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
José Manuel Roldán, CEO y Editor de vivir Ediciones, junto a Aranzazu Serrano, periodista y escritora, durante la entrevista en el Palacio de Cristal del Parque del Retiro de Madrid

Nos reunimos en el Parque del Retiro con Aranzazu Serrano Lorenzo, periodista y escritora de éxito, con motivo de la celebración del mes de las escritoras en octubre para conversar sobre el mundo del libro en nuestro país, la presencia de las mujeres en el mismo y las consecuencias que ha traído la pandemia al sector editorial.

Aranzazu Serrano, ¿cómo estás viviendo personal y profesionalmente este momento que estamos atravesando a causa del covid-19?

Con altibajos, creo que a todos nos está pasando un poco lo mismo. Los primeros meses estuve de ERTE y me dije “venga, voy a aprovechar para escribir”, me ponía a hacer ejercicio en YouTube y era todo como muy motivador. Pero, a medida que iba pasando el tiempo, me empezó a entrar bastante claustrofobia y a afectar a nivel creativo. Me costaba muchísimo concentrarme y mi casa como que no era el entorno, ya que yo normalmente escribo en la biblioteca. Necesito un espacio donde estar tranquila porque, si me interrumpen cuando estoy creando, pierdo la idea, pierdo el hilo y luego me cuesta mucho volver a retomarlo. Entonces, claro, estar trabajando o escribiendo en casa con mi hijo y mi marido, que te pueden interrumpir cada dos por tres, es imposible. Te tienes que encerrar en una habitación y como si no existieras.

«Yo normalmente escribo en la biblioteca. Necesito un espacio donde estar tranquila»

Haciendo balance, la pandemia nos ha ayudado a darnos cuenta de las cosas realmente importantes. Nos ha dado la oportunidad de ver la vida de otra manera, de medir el tiempo de otra forma y de sacar partido a actividades o cosas que antes no hacíamos, pero es una prueba dura. Gracias a Dios, yo no he tenido a ningún familiar con covid-19, pero amigos míos y gente cercana sí que han pasado por eso y la verdad es que ha sido una pesadilla.

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
Aranzazu Serrano: «La pandemia nos ha dado la oportunidad de ver la vida de otra manera, de medir el tiempo de otra forma y de sacar partido a actividades o cosas que antes no hacíamos, pero es una prueba dura»

En el año 2016, nace la iniciativa #LeoAutorasOctubre para visibilizar a las escritoras presentes y pasadas, dedicando todo el mes a promover la lectura de todo tipo de autoras. Además de tus novelas, ¿alguna escritora que puedas recomendar especialmente para leer este mes? Quizás alguien que tengas como referente o te haya inspirado para escribir tus libros…

Ana María Matute a mí siempre me ha parecido una escritora a la que no se ha reconocido lo suficiente. Es una autora que le tocó vivir un tiempo en el que, por un lado, la literatura infantil y juvenil no se valora como la literatura adulta —aunque esto sigue pasando un poco—. Y, por otro lado, el hecho de ser mujer, incluso como académica… Si hubiera sido un hombre se la hubiera valorado muchísimo más. Ana María Matute es una figura que se debe reivindicar y valorar mucho más, se debe cuidar. La recomiendo mucho.

#LeoAutorasOct surgió en 2016, coincidiendo con la instauración del Día de las Escritoras por parte de la Biblioteca Nacional de España, la «Asociación Clásicas y Modernas» y la «Federación Española de Mujeres Directivas» (FEDEPE)

Este octubre conmemorativo se construye en torno al Día de las Escritoras. Desde 2016, se celebra el lunes más cercano a la fecha del 21 de octubre —festividad de Teresa de Jesús—, siendo este año el 19 de octubre. Desde tu perspectiva, ¿es el mundo del libro principalmente de hombres? ¿Crees que las circunstancias han mejorado, que hay menos prejuicios a la hora de leer a una autora?

Lo que pasa de facto en la industria del libro es que hay una paradoja muy curiosa y es que la mayoría de los trabajadores de la industria editorial en un gran porcentaje son mujeres: escritoras, maquetadoras, correctoras… pero, hasta hace unos pocos años, el gran volumen de autores editados han sido hombres, más que mujeres. A pesar de que en el mundo del libro trabajan muchas mujeres.

Esto que está cambiando a una velocidad bastante rápida de unos años para acá. La fantasía —que es el terreno en el que yo me muevo— hasta hace cinco o seis años era un terreno muy masculino, donde se publicaba mayormente a hombres. No es que no hubiera mujeres, pero se visibilizaba más a los hombres, se publicaba más a los hombres y, si se le daba la oportunidad a una mujer, se publicaba con temor.

«Como se da por seguro que las mujeres somos románticas, se presupone que el género romántico se te va a dar genial o cualquier cosa que escribas va a tener un toque romántico»

Hay una serie de prejuicios en el mundo del libro, que yo creo que están cambiando. Tradicionalmente siempre se ha considerado que la mujer era buena escritora relacionada con ciertos géneros que se asociaban a las actitudes clásicas de la mujer como, por ejemplo, los sentimientos. Como se da por seguro que las mujeres somos románticas, se presupone que el género romántico se te va a dar genial o cualquier cosa que escribas va a tener un toque romántico. En el género infantil y juvenil también pasa lo mismo: se considera que la mujer es maternal, que entiende muy bien a los niños y a los jóvenes y tiene esa actitud natural hacia ese género. Entonces, cuando te sales de ahí, a la mujer ya se la ve con distancia, con prejuicio, como me pasó a mí al principio: “una mujer escribiendo sobre batallas de vikingos, ¿qué es esto?”.

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
Sofía Jiménez, coordinadora de vivir Ediciones, conversa con Aranzazu Serrano durante la entrevista en el madrileño Parque del Retiro

Tu primera novela «Neimhaim: los hijos de la nieve y la tormenta», publicada en 2015, es ya un referente nacional de la fantasía épica y va por su sexta edición. Como comentábamos, la fantasía épica es un género literario muy marcado por la ausencia de escritoras de referencia y el predominio masculino, más aún dentro de España. Como autora que ha logrado romper ese “techo de cristal” con éxito, ¿cómo lo has vivido? ¿A qué dificultades te has enfrentado?

Realmente, no fui consciente de estar enfrentándome a nada. Para mí, fue una sorpresa cuando me dijeron que me iban a publicar el libro y que, en la editorial, en cuatro años que llevaban publicando, solo habían publicado a otra autora española. A mí me sorprendió mucho, dije: “¿pero cómo puede ser que, en cuatro años, solo hayáis publicado a dos autoras españolas?”. He vivido en una burbuja de aparente normalidad, es decir, he normalizado la situación que teníamos las mujeres en esto, pensando que eso era normal.

«En fantasía, si se le daba la oportunidad a una mujer, se publicaba con temor»

Por ejemplo, yo soy jugadora de rol y, en los 80 o 90, no entendía cómo en los clubs de rol no había chicas: a lo mejor eran una o dos en un grupo de 20 o 30. Parecía que la fantasía o la ciencia ficción, socialmente, se atribuía a los hombres, que era algo propio del interés de los hombres. Había mujeres a las que les interesaban esas cosas, pero se pensaba que era pueril. Al hombre se le acepta que tenga una actitud ciertamente pueril en sus gustos o en sus intereses, pero la mujer no: la mujer tiene que ser más adulta. Esa es la percepción que yo notaba, pero digamos que lo aceptaba. Nunca lo entendí, la verdad, y yo creo que en la literatura pasaba un poco lo mismo: se consideraba que leer Asimov era de raritos o leer a Tolkien era algo infantil. Se ha tardado mucho en superar ese prejuicio y también ha cambiado muchísimo.

Cuando publiqué Neimhaim, más o menos estaban ya los últimos coletazos de esos prejuicios. Me encontré con que seguía siendo la única mujer en un mundo en el que mayoritariamente eran todo hombres. En ese momento, en 2015, los grandes autores conocidos de fantasía y de género eran todos hombres: George R. R. Martin, Tolkien, Abercrombie, Sanderson… Ahora, claro, hay muchísimas mujeres.

«Al hombre se le acepta que tenga una actitud ciertamente pueril en sus gustos o en sus intereses, pero la mujer no: la mujer tiene que ser más adulta»

Gracias a iniciativas como #LeoAutorasOct ha ido creciendo la reivindicación de leer a mujeres. Así que las editoriales se atreven a publicar porque saben que van a tener un público. Antes pasaba al revés, como los editores pensaban que eso no se iba a leer, pues no lo publicaban o publicaban muy poquito. Ahora es al contrario, como ya saben que van a tener un público pues ya dan un paso adelante. Entonces sí, se ha avanzado bastante, pero todavía queda.

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
La primera entrega de su saga Neimhaim ha cosechado un gran éxito, siendo un referente dentro de la literatura fantástica en España, y va por su sexta edición

Tanto en esta primera entrega como en su continuación, «Neimhaim: el azor y los cuervos» (2018), los protagonistas de tus novelas se caracterizan por romper los estereotipos de género que imperan tanto en la fantasía épica como en nuestra sociedad. ¿Qué te ha llevado a tratar estos temas? ¿Qué feedback has recibido de tus lectores?

Una de las cosas que les llamó la atención a la editorial fue ese cambio de rol que había hecho con Neimhaim, que precisamente estaba motivado por lo que yo había vivido. Como lectora de libros de fantasía, echaba de menos un personaje femenino que liderara, que no tuviera que ser salvado, que tuviera fuerza por sí misma, que fuera capaz de proteger a los demás en vez de ser protegida. No encontraba o había muy pocos libros que trataran a los personajes femeninos así. En cambio, el rol masculino siempre era fuerte, protector, tenía una serie de actitudes más físicas. Entonces, necesitaba un libro que cambiara eso, que demostrara que si el hombre necesita ser protegido no es más débil ni menos interesante y que una mujer proteja al hombre que ama porque es más débil que ella puede ser romántico también. Hice ese cambio precisamente porque en el género fantástico no se había dado un escenario así y eso llamó mucho la atención a la editorial.

«Como lectora de libros de fantasía, echaba de menos un personaje femenino que liderara, que no tuviera que ser salvado, que tuviera fuerza por sí misma, que fuera capaz de proteger a los demás en vez de ser protegida»

En ese sentido, ahora ya hay muchísimos libros que son así. Curiosamente, en esa época —en 2015— en ciencia ficción o distopía juvenil sí que existía ese tipo de personaje, en libros como Los Juegos del Hambre, Divergente… En juvenil y distopía sí que había ya personajes así, pero en fantasía, a lo mejor porque es un género más clásico a veces, no existía ese tipo de personajes femeninos.

Es verdad que Neimhaim vino a romper muchos tópicos y me halaga muchísimo el hecho de ser mujer escribiendo batallas y que los chicos se atrevieran a no prejuzgar. Al principio, sí me encontré casos de lectores que directamente se habían echado para atrás al ver que era una autora o que la portada era una chica, porque eso también a veces ha sido un handicap. Contrariamente, creo también que el hecho de que la portada fuera una chica atrajo a muchas lectoras. Una de las cosas que más me enorgullece de Neimhaim es que tengo paridad absoluta en lectores entre chicas y chicos y eso es lo que yo quería realmente, que se acercaran a mi libro personas en general. O sea, yo no escribo para un target en concreto, de hecho tengo lectores desde 13 a 60 años. Cada lector se acerca al libro de una manera diferente, descubre cosas diferentes y tiene una empatía con personajes diferentes. Lo bueno de Neimhaim es que tiene personajes para todos los gustos.

«Quería escribir un libro que demostrara que si el hombre necesita ser protegido no es más débil ni menos interesante y que una mujer proteja al hombre que ama porque es más débil que ella puede ser romántico también»

El hecho de ser una mujer española —que ser española es el segundo gran prejuicio, porque la fantasía española siempre se ha ninguneado muchísimo, se ha considerado de peor calidad o menos interesante, menos cuidada— y que hubiera una editorial como Fantasy apostando por autores patrios fue una oportunidad de decir: “aquí hay buen material, abriros, dejaros conquistar y veréis como lo que vosotros pensábais eran solo prejuicios”. En ese sentido, luego ha habido muchas más mujeres, escritoras, que se han animado a presentar sus manuscritos, a valorarse más, a que se las valoren más y a que se las publique más en general.

Colección Mitos Nórdicos RBA
Durante 2019, Aranzazu Serrano ha participado en la colección «Mitos Nórdicos» con cinco libros centrados en la historia de Loki

En 2019, has publicado cinco novelas cortas sobre mitología nórdica, que forman parte de una colección de más de 60 libros, que tienen como protagonista a Loki, el popular maestro del engaño y la mentira. ¿Algún otro proyecto editorial en el horizonte del que nos puedas hablar? ¿Quizás una tercera entrega de tu saga Neimhaim?

Ahora estoy escribiendo la tercera parte de Neimhaim, sí. Más o menos, estará al 30%. Mi plan era terminarlo para finales de año, pero igual se me va un poco unos meses más. Quiero terminarlo lo antes posible, porque precisamente al meterme en la colección de RBA de Mitos Nórdicos me tuve que tomar un lapso de un año para escribir esos cinco libros. Voy con retraso, no quería haber esperado tanto, pero estoy en ello ahora.

En las sagas es verdad que la gente lo quiere siempre todo muy inmediato, entonces tampoco conviene que pase mucho tiempo. Yo también soy lectora de sagas y soy muy paciente, pero entiendo que la gente se desespere con Juego de Tronos o con la tercera entrega de Patrick Rothfuss… A mí también me gustaría leer esos libros, pero al escritor hay que respetarle sus tiempos: a lo mejor no es el momento que necesita para escribir ese libro o a lo mejor ya ni siquiera le interesa escribir. Creo que esto es lo que le pasa a George R. R. Martin, que lo de Juego de Tronos lo tiene superado y ya ni le interesa escribir de ello: ha ganado todo lo que quería y más con la serie y, probablemente, ni le motiva escribir un final que ya se ha contado en la televisión. Como lectora lo lamento, pero es una decisión del escritor que hay que respetar… Tampoco es plan de ponerle una pistola en la cabeza y decirle que escriba.

«El confinamiento y tener más tiempo libre ha hecho que mucha gente vuelva al libro como alternativa de ocio»

Sin duda, 2020 está siendo un año complicado para sacar adelante cualquier proyecto y cada día son nuevas las noticias de rebrotes y el aumento del número de contagiados por coronavirus en España. En tu opinión, ¿cómo se ha visto afectado el sector editorial en nuestro país?

Ha habido muchos sectores afectados por el covid-19, sobre todo el cierre de comercios. El libro físico se ha pegado un batacazo impresionante, pero le ha salvado un poco el libro digital y la venta de libros online. La librería de barrio o las librerías físicas son las que más han sufrido y están sufriendo. Esto va a dejar secuelas. Vamos a ver cuánto dura esto y cómo se lleva en momentos de venta enorme del libro como la Feria del Libro o Sant Jordi, que se medio celebró. La Feria del Libro de Madrid dicen ahora que va a ser digital, veremos, pero es un batacazo enorme para la venta del libro. Y compensar eso con la venta online y la venta de libros digitales es muy difícil.

Por otro lado, es verdad que el confinamiento y el hecho de tener más tiempo libre ha hecho que mucha gente vuelva al libro como alternativa de ocio. Las plataformas como Netflix, HBO y las series están quitando muchísimo mordisco al libro en cuanto opción de ocio. Entonces, con el confinamiento hay mucha gente que ha vuelto al libro, pero no sé si eso será suficiente para compensar lo otro. A nivel editorial, todos los lanzamientos están peor.

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
Aranzazu Serrano: «Las plataformas como Netflix, HBO y las series están quitando muchísimo mordisco al libro en cuanto opción de ocio»

Cerrando con el lado positivo que también estamos viendo durante esta situación tan excepcional, muchas empresas y muchas personas están sacando su lado más solidario. ¿Qué ha sido lo que más te ha conmovido en estos días?

Como positivo, he aprendido y visto durante todo esto que se ha vuelto la mirada a lo pequeño y a lo cercano. Estamos en un mundo tan global, tan compartido, que muchas veces perdemos la perspectiva de lo que se tiene al lado, lo que tienes cerca. El hecho de que estuvieras confinado en un kilómetro cuadrado alrededor de tu casa ha hecho que la gente recupere la importancia de lo cercano y que vuelva a los comercios de cercanía, que es también muy importante. Hemos pasado del centro comercial y de grandes almacenes y superficies y hemos vuelto al comercio de barrio.

«Algún día miraremos atrás, hacia esto, y lo veremos como una prueba que supimos superar y de la que se han aprendido muchas cosas importantes»

A lo mejor a tus vecinos que antes ni les saludabas, pues con esto de salir a aplaudir al balcón ya hablabas más con ellos o, si te cruzas con una señora mayor o con alguien por la escalera, ya le preguntas si necesitaba algo. Yo creo que se ha acercado a las personas, sobre todo a las que tenías más cerca, que antes eran invisibles y ahora se han vuelto visibles y te preocupas por ellas. Eso ha sido positivo.

Para finalizar, como sabes, los periódicos de vivir Ediciones son leídos diariamente en numerosos municipios de Madrid. ¿Qué mensaje te gustaría lanzar a nuestros lectores y lectoras?

Mucho ánimo, ya queda menos. Algún día miraremos atrás, hacia esto, y lo veremos como una prueba que supimos superar y de la que se han aprendido muchas cosas importantes. En los momentos difíciles también surgen emociones y oportunidades que antes no existían, y nos tenemos que quedar con eso.

Aranzazu Serrano Lorenzo Neimhaim
Aranzazu Serrano: «Yo creo que se ha acercado a las personas, sobre todo a las que tenías más cerca, que antes eran invisibles y ahora se han vuelto visibles y te preocupas por ellas»