Cinta o hilo dental: ese gran desconocido

Beautiful young woman smile. Dental health background.
Beautiful young woman smile. Dental health background.

Día a día, en la sociedad actual, la salud empieza a ocupar por suerte un lugar prioritario en las preocupaciones de los ciudadanos de a pie. Y dentro de ella, se encuentra la salud bucodental. Son muchas las personas que acuden a visitarnos a diario para simplemente tener un chequeo y controlar que todo está correcto en sus preciadas bocas. Gracias a la cultura y educación que recibimos, cada vez somos más los que nos cepillamos a diario para evitar problemas de encías, caries y demás enfermedades de tipo bucodental, pero… ¿hacemos todo lo que está en nuestras manos para lograr un mantenimiento óptimo de esa salud?

Ahí es donde entra en juego nuestro gran amigo: el hilo o cinta dental. Ese pequeño objeto disfrazado de ser cruel e indomable, nos evitará disgustos dolorosos, tanto corporales como económicos, ya que nos ayuda a remover los restos de comida que se nos quedan entre medias de los dientes y que provocan, pese a mantener una buena higiene oral, indeseadas caries, retracción de encías, mal aliento y sabor de boca, que pueden llegar al punto de requerir tratamientos dentales más invasivos.

Por eso, al igual que la gente se vuelve loca subiéndose al tren del «running» y los gimnasios para mantenerse saludable y sano, súbete al tren de preocuparte por tu boca, cuídala a diario, cepíllate tres veces al día, y no nos olvidemos del hilo!! Revisa tu boca al menos una vez al año para evitar problemas y de esta manera sonreirás sin miedo y sin dolor.

Dr. Raúl Sánchez Martínez

Clínica Asisa Dental Alcorcón