Succionadores de clítoris, huevos masturbadores y confinamiento

Amantis Alcorcón
Visitamos la tienda de Amantis en Alcorcón, un rerente de las tiendas eróticas en España. Allí, nos muestran el famoso succionador de clítoris, uno de los productos estrella de esta tienda erótica que, recientemente, ha comenzado a vender también su equivalente para el sexo masculino con una gran acogida

Siguiendo con nuestra serie de entrevistas, después de abordar sectores como el educativo, el inmobiliario o el empresarial, entre otros, nos adentramos hoy en un sector en alza en nuestro país: el de los sex shop o tiendas eróticas.

Según una estadística realizada por Statista, en 2014 la venta de anticonceptivos, lencería, lubricantes y juguetes eróticos alcanzó los 22.800 millones de dólares estadounidenses a nivel global. A fecha de 2019, esta cifra ha aumentado hasta los 32.000 millones de dólares, es decir, ha crecido un 71,25% en apenas cinco años.

Conversamos con Marta Molas, Coordinadora de Comunicación de Amantis, empresa de referencia del sector en nuestro país, para hablar sobre las tendencias y consecuencias del COVID-19, la vuelta a la normalidad y cómo lo está viviendo la venta de productos eróticos.

Amantis
José Manuel Roldán, CEO y Editor de vivir Ediciones, junto a Sofía Jiménez, Coordinadora del periódico, entrevistan a Marta Molas, Coordinadora de Comunicación de Amantis

¿Cómo estás viviendo profesionalmente este momento que estamos atravesando? ¿Y a nivel personal?

El 14 de marzo avisaron del Estado de alarma y, evidentemente, cerramos tienda. Algunas incluso las cerramos mientras se estaba dando la rueda de prensa. No todas, cada tienda funcionó en virtud a sus posibilidades, pero no esperamos a que entrara en vigor.

A nivel personal y profesional de los trabajadores y trabajadoras que estamos en Amantis, hubo un ERTE muy bestia. Estoy hablando de un ERTE de un 90-95% de los trabajadores. Nos quedamos cuatro, literalmente. Estoy hablando de una empresa que ya supera los 100 trabajadores. En la época más dura, quedamos en activo el jefe, yo, una persona en almacén y una persona en atención al cliente. No había nadie más; este era el pastel.

«A partir de la primera quincena del confinamiento empezamos a recuperar la actividad online. Llegó a haber un pico de un 250% más de ventas online»

Una cosa muy bestia fue que, de alguna manera, no había actividad económica pero había una actividad de comunicación muy, muy alta. Las redes lo estaban petando y llegaban mensajes privados de consulta. Nosotros tenemos una característica bastante apreciada y es que contestamos consultas por todas partes: nos puedes llamar, nos puedes escribir en el chat de la tienda online, nos puedes escribir mensajes privados en cualquiera de las redes sociales y, en un margen de 48 horas, lo contestamos todo. Pues, de repente, tanto la chica de atención al cliente como yo íbamos como locas, contestando mensajes a las doce de la madrugada y con la coca-cola en la mano. Entonces, hicimos cambios. Nos dimos cuenta de que, si el mundo había cambiado, había que dar más contenido porque no íbamos a salir tanto. La experiencia también iba más online. Nos pusimos a hacer “el tema del día”: cada día hablamos de algo porque, si la gente no puede ir a comprar y a hablar con nosotros en las tiendas, igual hay que explicar cosas cada día a través de las redes sociales.

Amantis
Los lubricantes de Desliz, «buenos, bonitos y baratos», suelen ocupar el primer puesto en el top de ventas de Amantis. Otro de los productos más solicitados, que muestra un auge en las ventas, son las «duchas anales»

Amantis es una de las marcas de comercio de productos eróticos de referencia en nuestro país, con 20 años de experiencia y un total de siete tiendas repartidas por la Comunidad de Madrid, Valencia y Barcelona. ¿Cómo ha afectado a las ventas el cierre de las tiendas físicas?

Desde que se declaró el Estado de alarma, hubo un parón total los primeros 15 días. La población estaba en estado de shock, o al menos nuestros clientes. En Barcelona por lo menos, cuando cerraron las escuelas nos dijeron 15 días, y luego ya se vio que no iba para 15 días. Así que a partir de la quincena sí empezamos recuperando la actividad online. Llegó a haber un pico de un 250% más de ventas online. Esto no quiere decir que sea un 250% más de ventas en general, sino solo ventas online.

Amantis
Las prótesis estéticas para personas trans son otro de los productos que se pueden encontrar en Amantis, como penes o pechos realistas. Imagen: amantis.net

¿Habéis podido recuperar un poco la normalidad ahora?

La hemos recuperado un poco. Las tiendas aún no se han recuperado al nivel de como estábamos anteriormente. También varía mucho por ciudades: por ejemplo, hemos visto que Barcelona estaba mucho más “salida”. O sea, está mucho más fuerte que Madrid. Y Valencia, que es una tienda relativamente nueva, está muy inactiva. Estamos en esta situación de recomendación de re-confinamiento. Vemos venir que igual nos vuelve a tocar el confinamiento absoluto. Y, estos días, parece que los clientes se están preparando para el confinamiento, ¿no? Por eso la tienda vende, parece que están cogiendo provisiones. Igual que se acabó el papel de váter, ahora se acaban los lubricantes.

«La tienda vende, parece que están cogiendo provisiones. Igual que se acabó el papel de váter, ahora se acaban los lubricantes»

Desde hace unas semanas incluso hemos recuperado los talleres, que es otro palo fuerte de nuestras tiendas. Hacemos talleres de divulgación sexual tanto prácticos, como teóricos, como charlas gratuitas… ¿Hemos recuperado la normalidad? No, ahora estamos en esta nueva normalidad en la que todo puede cambiar.

Amantis
Diana, de la tienda outlet de Amantis en Alcorcón, nos muestra una de las últimas tendencias: juguetes eróticos con app que se pueden utilizar en pareja

Comentando las ventas online y la vuelta a la actividad en las tiendas físicas… ¿Ha habido algún producto o productos estrella que haya sufrido un gran aumento de la demanda? ¿Alguno que os haya sorprendido especialmente para ellos, para ellas…?

Si seguimos la tendencia de inicios de 2020, se ve que baja la tendencia del succionador de clítoris, aunque continúa siendo uno de los juguetes más vendidos. El succionador había hecho un pico muy importante para Navidad y comienza a bajar. Esta tendencia ha resucitado antiguos productos que ya eran de venta tradicional como podía ser un lubricante de agua “bueno, bonito, barato”, duchas anales —que parece que no pero es de las cosas más solicitadas— o balitas vibradoras. Ha habido también repunte de limpiadores de juguetes eróticos. Vuelven como los elementos clásicos.

También los juegos pequeñitos de poco valor como, por ejemplo, el huevo Tenga, que es un huevo masturbador de usar y tirar; es el masturbador masculino más barato que existe. Igual sí que han entrado con un poquito más de fuerza los juegos de mesa, que antes no eran tan vendidos. Ahora con el hecho de que estamos más en casa pues un día juegas al trivial y otro a los dados eróticos.

Amantis
Uno de los productos que ha cogido fuerza durante el confinamiento son los juegos de mesa eróticos como, por ejemplo, los Dados Amantis

Durante el confinamiento, en Amantis realizasteis algunas acciones como regalar 1.000 succionadores de clítoris para personal sanitario y otros 1.000 para personas del sector de la alimentación. ¿Cómo surge la idea de esta iniciativa? ¿Qué tal fue la acogida?

La acogida fue estupenda: lo petó, lo petamos. Hemos salido en prensa, en la tele… en las redes tuvimos mucho éxito. También recibimos quejas, que es otra manera de ver que funciona: la polémica. Al principio (de la pandemia) vimos que había que hacer algo. La gente intentaba contribuir en la medida de lo posible, en la medida de sus posibilidades en aquello que podía: desde la vecina que te hacía una mascarilla hasta un restaurante madrileño que regalaba bocatas de calamares. Era como… ¿nosotros qué tenemos y qué podemos hacer? Pues, ¿qué tenemos? Succionadores. Tenemos más cosas, claro, pero de alguna manera es el icono estrella del último año. Tenemos una marca propia, un producto que podíamos regalar y era una acción con la que queríamos dar apoyo.

«Ahora con el hecho de que estamos más en casa pues un día juegas al trivial y otro a los dados eróticos»

Lo mejor de todo fue que tuvimos mucha polémica porque hubo un sector de la población y algunos medios de comunicación que nos dijeron de todo. Consideraron que, de alguna manera, nos reíamos del personal sanitario ofreciendo succionadores cuando tendríamos que ofrecer EPI’s, dinero o lo que fuera. Pero el sector sanitario lo agradeció muchísimo: nos enviaron fotos, escritos, vídeos, de todo. Al principio, compartíamos los vídeos y las fotos que nos enviaban dando las gracias, siempre que nos dieran autorización. Y, al final, tuvimos que acabar escribiendo mails de “gracias por enviárnoslo, perdona si no lo hemos posteado, pero es que erais tantas que no nos da la vida”.

Con esta acción, tocábamos algo que era nuestro, podíamos ayudar a una parte de la población y también relajaba el ambiente. La primera acción la hicimos en un momento donde el personal sanitario se sentía acosado por algunas personas y habían recibido amenazas por traer el virus. En ese sentido, fue muy interesante. Además, lo hemos visto replicado en América Latina. El otro día, vimos un artículo de Colombia de una peña que había hecho lo mismo. Igual no nos han copiado pero, si han tenido la misma idea, es que no íbamos tan mal. Sea como sea, es una triunfada.

Amantis
Durante el confinamiento, Amantis regaló 1.000 succionadores de clítoris a personal sanitario y otros 1.000 al sector de la alimentación que fueron muy bien recibidos entre estos profesionales, llegando a agotarse las unidades disponibles en horas

Hablando de polémica, en diciembre del año pasado, Amantis se vio envuelta en una por un anuncio en Metro de Madrid que relacionaba la Navidad con el orgasmo femenino. ¿Habéis alguna otra situación parecida al comunicar sobre estos temas? Quizás alguna anécdota que quieras compartir…

Sí que es verdad que nos han llegado polémicas de personas. Por ejemplo, nosotros colaboramos con DeVermut, unas influencers que defienden al colectivo lésbico. DeVermut han sido criticadas por considerarlas tránsfobas y, de rebote, nos han llegado críticas de que si colaboramos con ellas, Amantis es también tránsfobo. Para nosotros, nada más lejos de la realidad. Pero entendemos que pueda llegar esa crítica.

«Me hacen flipar las chicas que ya vienen empoderadísimas, hablando casi sin binarismo de género. O las mujeres con más de setenta años que dicen ‘es que quiero mi primer vibrador’. O las parejas que dicen ‘no, es que queremos un dildo para penetrarlo a él’. Cosas impensables hace diez años».

Yo creo que lo interesante es cómo abordamos la polémica. Hay una cosa que nos pone muy nerviosos, que demuestra alguna injusticia, y es que la publicidad en Metro de Madrid está gestionada por una empresa: JCDecaux. Entonces, tú en realidad hablas con ellos cuando pones un anuncio. Siempre hemos puesto el mismo anuncio en catalán, en castellano, en valenciano, es igual. Cuando llega a Barcelona, nunca hay problema. Es igual quien gobierne, ¿eh? Ahí voy. En cambio, cuando vamos a Metro de Madrid ya es la segunda vez que tenemos un problema. Hay diferentes opiniones según estemos en una ciudad o en otra. Entonces, sí que ahí hay una queja y la ponemos en relieve y se la enviamos a los medios de comunicación. En pleno siglo XXI no nos imaginábamos que fuera así y, si es así, pues queremos decirlo, que la gente lo vea, que opine. Lo que no vamos a hacer es “pues no opinamos”. No: hablemos, discutamos. Igual nos haces cambiar la visión. En Metro de Madrid nos dijeron “censurado”, preguntamos “por qué” y nos llegó un e-mail que es lo que consiguió que los medios nos lo publicaran porque decía que lo que había molestado es que se combinara la palabra “Aleluya” con “Navidad” y “orgasmo”.

Erika Lust
Durante el confinamiento, la directora de «porno ético» Erika Lust lanzó gratuitamente la película «Sex & Love In The Time of Quarantine». Imagen: @erikalust

Pudiera parecer, a raíz de reacciones como esta de Metro de Madrid, que todavía hay cierto pudor en la sociedad a hablar abiertamente de estos temas. ¿Cuál es tu opinión al respecto? ¿Qué os encontráis entre los clientes y clientas de Amantis?

Cada vez hay menos gente con pudor a entrar. A mí me hacen flipar las chicas que ya vienen empoderadísimas, hablando casi sin binarismo de género. O las mujeres con más de setenta años que dicen “es que quiero mi primer vibrador”. O las parejas que dicen “no, es que queremos un dildo para penetrarlo a él”. Cosas impensables hace diez años. En cambio, están los que entran sudando, temerosos o que no te quieren hablar… Me acuerdo las primeras formaciones de atención al cliente que yo hice en Amantis. Era un temazo: “cómo hacer que esa gente se sienta cómoda”, “cómo hacer que compren sin hablarles demasiado” y eso, cada día, está menos a la orden del día.

«Me gustó que Erika Lust regaló una peli porno que se hizo en el confinamiento; me pareció un gesto bonito»

Para mí sí que hay un cambio de actitud, y siempre digo que para mí hay un empoderamiento sexual que también pasa por el movimiento feminista en España. España ha hecho un tirón muy bestia comparado, por ejemplo, con otros países europeos, que igual ya iban más avanzados o que, por lo que sea, no han hecho un tirón tan bestia. Han sido dos movimientos que se han ido alimentando el uno al otro y por eso el éxito del Satisfyer fue tal que la gente se lo estaba regalando a la tía y a la abuela en la mesa de Navidad sin complejos.

Amantis
Los TENGA® EGG son el masturbador masculino más barato y uno de los productos más vendidos de Amantis

En este sentido, ¿cuál crees que va a ser el futuro de la industria de las tiendas eróticas? ¿Ves alguna tendencia para los próximos años?

Va tan rápido… Hay algunas ideas que sí que despuntan. Los juegos con aplicaciones, por ejemplo. Ahora mismo son juegos bastante caros. Estamos hablando de productos alrededor de los 100 euros, pero sí que se ve que es algo que interesa. También los juguetes que son multifuncionales también van a tener éxito. Es decir, cuando explico un juguete que está igual a nivel de marketing focalizado a un tema pero que tiene 24 posibilidades más entre hombres, mujeres o personas con vagina, personas con pene y zonas incluso que no son ni concebidas como genitales o puntos orgásmicos, tienen como éxito y acaban siendo comprados. Esto me encaja con juguetes para personas con discapacidad o juguetes para personas que no quieran instalarse en el binarismo de género. Creo que ahí va a ser otra subida importante, igual con un nicho de mercado más pequeño, pero creo que va a ser una vía interesante.

«El éxito del Satisfyer fue tal que la gente se lo estaba regalando a la tía y a la abuela en la mesa de Navidad sin complejos»

Seguro que el succionador va a vivir más transformaciones. Ya ha habido “succiona y algo más”, como “ succiona o puede vibrar” o “succiona pero puedes usar en pareja”. Yo creo que ahí va a haber un segundo round. Por ejemplo, aún no ha salido pero hay una marca que va a sacar el succionador con app, que es la primera gama que digo de juguetes del futuro.

Amantis
En Amantis también se pueden encontrar productos para ejercitar el suelo pélvico como bolas chinas u otros más modernos y sofisticados como Elvie Trainer, que dispone de una app para dispositivos móviles

Cerrando con el lado positivo que también estamos viendo durante esta situación tan excepcional, muchas empresas y muchas personas están sacando su lado más solidario. ¿Cuál ha sido el gesto que más te ha conmovido en estos días?

Se me ocurren dos cosas. Una, si lo enmarcáramos en el sector erótico, me gustó que Erika Lust regaló una peli porno que se hizo en el confinamiento; me pareció un gesto bonito. De alguna manera, era hacerle la guerra a algunas plataformas mainstream y heteropatriarcales, que hicieron lo mismo, y promover el porno ético.

A nivel muy personal, aquí en Barcelona se hicieron muchas redes de solidaridad muy cercanas, grupos de whatsapp de calles. Por ejemplo, el mío es grupo de la plaza y sus alrededores. Era un grupo de ayuda mutua, que aún a día de hoy funciona. Yo, por ejemplo, he recibido ropa para niños y he dado una escalera. La gente pedía “alguien puede ir a comprar a los abuelos de la esquina” o “necesito trabajo” o “necesito un piso”… Son grupos que existen y se van a quedar. Para mí, ha sido lo más emocionante de esta etapa de mierda que hemos pasado.

Amantis
La literatura erótica o los libros sobre divulgación sexual son otro de los productos que cosechan cierto éxito entre los clientes y clientas de Amantis

Para finalizar, como sabes, los periódicos de vivir Ediciones son leídos diariamente en numerosos municipios de Madrid. ¿Qué mensaje te gustaría lanzar a nuestros lectores y lectoras?

Que, ahora más que nunca, carpe diem: disfrutar y disfrutar del cuerpo que, con juguetes o sin ellos, lo tenemos a mano, nunca mejor dicho.